Consejos para no desperdiciarla

El agua segura es un bien escaso, y por lo tanto debemos cuidarla entre todos. Por eso, tené en cuenta los siguientes tips para aprovecharla de la mejor manera y no desperdiciarla:

  • No dejes canillas abiertas, goteando, o con pérdidas sin reparar.
  • No te olvides la manguera abierta mientras regás, o cuando barrés el patio o la vereda. Un baldazo antes y otro después son suficientes.
  • Cuidá el agua cuando te higienizás (baño, lavado de cabeza, lavado de manos). ¿Sabías que al abrir una canilla conectada a la red cada 10 minutos se consumen aproximadamente 80 litros de agua corriente?
  • Regá durante las horas de menos calor: al reducirse la evaporación necesitá menos agua.
  • Reutilizá el agua que no es para consumo: por ejemplo, el agua de la bolsa de agua caliente o el termo que ya se enfrió, pueden servir para pasar un trapo de piso o un lampazo.
  • Usá la cantidad justa de detergente y jabón en polvo: de esta manera no será necesario mucho enjuague y contaminás menos.
  • Elegí detergentes biodegradables (leé el envase antes de comprarlos para reconocerlos).
  • No contamines el agua de ríos y mares con restos de sustancias tóxicas (pinturas, solventes, cementos, adhesivos).
  • No arrojes envases o desperdicios de comidas, latas, aceites, combustibles o insecticidas cerca de ríos, lagos, lagunas o arroyos.