Cuidados especiales para embarazadas, bebés y niños

Cuidados especiales para embarazadas, bebés y niños

La diarrea puede provocar la pérdida rápida de líquidos produciendo una deshidratación grave. Por eso es muy importante que estés alerta ante cualquier síntoma de diarrea y/o vómitos, especialmente en los niños, las embarazadas y las personas con enfermedades crónicas (VIH, diabetes, etc.).

Embarazadas

Además de las medidas preventivas generales:

  • Es fundamental que te laves las manos antes de preparar alimentos (sobre todo carne cruda), luego de ir al baño, tocar animales o residuos y antes de comer.
  • No tomes ningún medicamento sin la indicación médica.

IMPORTANTE: Ante síntomas de diarrea o vómitos, consultá inmediatamente al médico para evitar la deshidratación. En el centro de salud recibirás la atención adecuada y medicamentos gratuitos, de ser necesarios.

Bebés Y Niños

En los bebés y niños pequeños el llanto sin lágrimas y la disminución de la cantidad de orina puede ser síntoma de deshidratación. Por esta razón tenés que estar alerta en caso de diarrea y acudir rápidamente a un médico.

¿Cómo evitar el contagio?

Además de las medidas preventivas generales:

  • Lavate frecuentemente las manos y uñas de los bebés y niños, y evitar que puedan estar en contacto con materia fecal y/o agua que pueda estar contaminada con ésta (baños, letrinas, lugares donde se arroja la basura, desagües de pozos, etc.)

¿Cómo cuidar a bebés y niños con diarrea?

  • Si tu hijo tiene diarrea es imprescindible que lo lleves al centro de salud rápidamente.
  • No le des ningún tipo de medicamento sin prescripción médica, ni antibióticos, ni antidiarreicos (como el carbón, ni té de paico o anís estrellado) ya que pueden resultar tóxicos para bebés y niños pequeños.
  • Continu con la lactancia y ponelo más seguido en el pecho.
  • Dale mucho líquido.
  • No interrumpaS la alimentación. Es preferible que le ofrescas a tu hijo los alimentos que más le gusten, en pequeñas porciones, 6 veces por día, bien cocidos.
  • Lavate siempre las manos después de cambiar los pañales.
  • No le des gaseosas, jugos envasados, infusiones caseras (té común o de yuyos), golosinas, alimentos preparados o envasados fuera de casa.
  • Evitá las verduras crudas y los cítricos (naranja, mandarina, pomelo).

IMPORTANTE: Si tu hijo presenta síntomas de diarrea o vómitos consultá inmediatamente al médico para evitar que se deshidrate. En el centro de salud podrán recibir la atención adecuada y medicamentos gratuitos, de ser necesarios.

¿Qué hacer con los pañales usados?

Si son pañales de tela:

  • A medida que tu hijo los va ensuciando, quitales la materia fecal y tirala al inodoro. Si no disponés de uno, colocala en una bolsa, cerrándola herméticamente para luego tirarla a la basura.
  • Poné los pañales en un balde con agua y jabón blanco.
  • Refregá y luego enjuagalos con agua limpia.

Si son pañales descartables:

A medida que tu bebé los va ensuciando, quitale la materia fecal y tirala al inodoro. Si no disponé de uno, colocrla en una bolsa, cerrándola herméticamente para luego tirarla a la basura.

Cerrá el pañal y tiralo en una bolsa plástica que el niño no pueda abrir.

Al fin del día, cerrá perfectamente la bolsa y sacala para que la recoja el recolector, o arrojala al pozo en que se entierra la basura echando algo de tierra encima.

IMPORTANTE: Nunca quemes los pañales descartables, ni los tires en ríos o arroyos, ni en basurales a cielo abierto.