Golpe de calor

El golpe de calor es el aumento de temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol o por hacer actividad física en ambientes calurosos o con poca ventilación. Los síntomas característicos son:

  • Mucha sed y sequedad en la boca.
  • Temperatura mayor a 39° y piel seca.
  • Sudoración excesiva y sensación de calor sofocante.
  • Cansancio.
  • Mareos y vértigo.

Además, los bebés pueden presentar:

  • Piel muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal.
  • Irritabilidad (llanto inconsolable en los más pequeños).

Es importante recordar que las mujeres embarazadas, los bebés y niños pequeños, las personas mayores de 65 años y  quienes padecen enfermedades crónicas son los grupos que pueden resultar más afectados.

En caso de temperaturas muy altas, adoptá estas medidas para evitar un golpe de calor:

Golpe de calor