Prevención del síndrome urémico hemolítico y enfermedades diarreicas

Síndrome urémico hemolítico (SUH)

El Síndrome Urémico Hemolítico es una enfermedad producida por la bacteria ESCHERICHIA COLI que afecta principalmente a los niños menores de 5 años.

Se manifiesta por una diarrea con sangre. Los niños con esta enfermedad orinan poco, presentan palidez, irritabilidad, y hasta pueden tener convulsiones.

El SUH puede ser grave y dañar los riñones.

Se transmite por consumo de agua o alimentos contaminados con esta bacteria, como carnes de vaca sin cocción completa, especialmente la carne picada, o productos lácteos sin pasteurizar y verduras que se consumen crudas. También se puede adquirir por la falta de higiene en las manos de quien manipula los alimentos.

Si tu hijo presenta los siguientes síntomas, acudí inmediatamente al centro de salud más cercano:

  • Diarrea con sangre
  • Hace poco pis
  • Vómitos
  • Palidez

Enfermedades diarreicas

Los agentes infecciosos causantes de la diarrea son múltiples. La falta de higiene y la ingestión de agua o alimentos contaminados son las vías por las cuales se adquieren enfermedades diarreicas.

Si tu hijo tiene diarrea:

  • Consultá al médico o acudí a un centro de salud lo antes posible.
  • Ofrecele líquidos abundantes para prevenir la deshidratación.
  • En caso de bebés y niños pequeños, no interrumpas la lactancia.

 Consejos para prevenir el SUH y las enfermedades diarreicas

  • Lavate bien las manos con agua y jabón antes de comer o manipular alimentos; y después de tocar carnes crudas, ir al baño o cambiar pañales. Es muy importante que los chicos también lo hagan.
  • Cociná las carnes completamente, en especial la carne picada, hasta que no queden partes rojas o rosadas.
  • Evitá siempre el contacto de la carne cruda con otros alimentos.
  • Para cortar alimentos, no uses el mismo cuchillo o superficie (tablas, mesadas) que usaste para cortar carnes crudas sin antes lavarlo bien con agua y detergente.
  • Lavá cuidadosamente las frutas y verduras crudas.
  • Utilizá siempre agua segura para beber, cocinar e higienizarte.
  • Consumí leche y otros lácteos pasteurizados y conservados en la heladera.
  • Mantené los alimentos bien tapados y refrigerados.
  • Alimentá a tus hijos con leche materna durante los primeros 6 meses de vida.
  • Esterilizá diariamente las mamaderas.