Cáncer de cuello de utero

El cáncer cervicouterino es una enfermedad que se produce cuando las células del cuello uterino comienzan a transformarse en una forma anormal. Estas transformaciones o alteraciones en las células son conocidas como “lesiones”. Existen diferentes grados de lesiones, algunas son precursoras del cáncer.El cáncer cervicouterino es causado por algunos tipos de VPH (Virus de Papiloma Humano). El VPH es un virus muy frecuente entre las personas, que se transmite por contacto sexual. En la mayoría de los casos, el virus desaparece solo, sin causar ninguna manifestación o síntoma en el cuerpo. Sólo en una pequeña proporción de casos, alrededor del 5%, el virus se torna persistente, pudiendo provocar lesiones que con el tiempo pueden convertirse en cáncer.

Existen diversas formas de prevenir el cáncer cervicouterino:

  1. La vacuna contra el VPH: previene contra la infección de los VPH que causan aproximadamente el 80% de los casos de cáncer de cuello de útero. La vacuna es gratuita y obligatoria para las niñas de 11 años. Son necesarias 3 dosis para conseguir la máxima protección.
  2. El Pap: el Test de Papanicolaou (conocido como PAP) es una manera sencilla y efectiva de prevenir el cáncer cervicouterino. El PAP detecta lesiones en el cuello del útero, lo que permite tratarlas antes de que se conviertan en cáncer. Se recomienda que se realicen el PAP las mujeres a partir de los 25 años. Si durante 2 años seguidos el PAP da negativo, se puede espaciar a 3 años.
  3. El Test de VPH: detecta la presencia de los VPH de alto riesgo en el cuello uterino. Esta tecnología está disponible en la provincia de Jujuy, y en el año 2013 se incorporará a nuevas provincias del país.

Si el PAP detecta lesiones precancerosas en el cuello uterino, será necesaria la realización de una colposcopia y una eventual biopsia, para confirmar la existencia de la lesión.Para las lesiones, existen diferentes tipos de tratamientos, a definir según la particularidad de cada caso. Recordemos que estamos hablando de tratamientos de lesiones precancerosas, antes del desarrollo del cáncer.

Preguntas frecuentes

Acerca del Cáncer de Cuello de Útero

¿Cómo se produce?

El Cáncer de Cuello de Útero es causado por algunos tipos de VPH (Virus de Papiloma Humano).
El VPH es un virus muy común que se transmite generalmente a través de las relaciones sexuales. En la mayoría de los casos, el virus desaparece solo. Pero si la infección persiste, puede producir lesiones que con los años pueden convertirse en cáncer.

Pueden pasar hasta 10 años antes de que las lesiones precancerosas se conviertan en cáncer. Es por este motivo que se puede prevenir.

¿Cuáles son los síntomas?

Las lesiones precancerosas y el cáncer en sus estadios tempranos generalmente no producen síntomas.

¿Se puede prevenir?

SI. El cáncer de cuello de útero se puede prevenir mediante la realización del Papanicolaou, o PAP.


Acerca del PAP

¿Qué es el PAP?

El PAP es un examen que permite detectar células anormales o lesiones en el cuello del útero.

¿Cómo se hace el PAP?

  1. Las mujeres se recuestan en la camilla ginecológica
  2. Un profesional introduce un pequeño aparato (espéculo) en la vagina
  3. Se extrae con una espátula de madera una muestra de células del cuello del útero
  4. Se coloca la muestra en un vidrio para que pueda ser analizada en un laboratorio.

¿El PAP es doloroso?

El PAP es una prueba sencilla que no produce dolor. Si bien puede causar algunas molestias, es importante que la mujer esté tranquila y relajada durante la
realización de la prueba.

¿Cuánto dura el PAP?

El PAP es un examen que dura sólo unos minutos.

¿El PAP es efectivo?

Sí lo es. Se ha comprobado que el PAP realizado dentro de un programa de prevención organizado reduce en un 80% la incidencia y mortalidad por esta enfermedad.

¿Quiénes deben hacerse el PAP?

El Programa Nacional de Prevención de Cáncer CérvicoUterino recomienda que especialmente todas las mujeres entre 35 y 64 años se realicen un PAP. Asimismo, las mujeres mayores de 64 años que nunca se hayan hecho un PAP también deben hacerlo.

¿Cada cuánto tiempo debo hacerme un PAP?

Si durante dos años seguidos el PAP dio negativo, se recomienda hacer un PAP cada tres años.

¿Si ya ingresé en la etapa de la menopausia tengo que hacerme un PAP?

Sí. El riesgo de desarrollar cáncer de cuello de útero aumenta con la edad. La mayor incidencia y mortalidad por esta causa se encuentra en las mujeres mayores de 50 años, por eso es importante que sobre todo las mujeres después de la menopausia se hagan un PAP.

¿Dónde puedo hacerme un PAP?

El PAP se realiza en los centros de salud y hospitales de todo el país. ES GRATUITO

¿Qué significa un PAP negativo?

Significa que no se detectaron lesiones en el cuello del útero. Las células están sanas.

¿Qué significa un PAP anormal o con alteraciones?

Significa que hay algún tipo de lesión que hay que controlar y en caso que sea necesario, tratar.

Las lesiones de bajo grado en general no necesitan tratamiento. Se recomienda seguimiento con un PAP cada 6 meses.

Para las lesiones de alto grado existen diferentes tipos de tratamiento. Debe consultarse con el médico cada caso particular.


Mitos

Mito: El cáncer cervicouterino no se puede evitar

Verdad: El cáncer cervicouterino se puede evitar, si se detectan y tratan a tiempo las lesiones precancerosas en el cuello del útero.

Una manera fácil y efectiva para prevenir el cáncer de cuello de útero es la realización del Papanicolaou (PAP), que detecta las lesiones precancerosas antes de que se conviertan en cáncer.

Mito: El cáncer cervicouterino es un problema de las mujeres jóvenes.

Verdad: El cáncer cervicouterino afecta principalmente a las mujeres a partir de los 35 años. La probabilidad de desarrollar cáncer cervicouterino aumenta con la edad. Por eso es sobre todo importante que las mujeres a partir de los 35 años se realicen el PAP.

Mito: El PAP es un examen complejo y doloroso.

Verdad: El PAP es un examen sencillo y que no produce dolor. Se introduce un espéculo en la vagina, y se extraen con una espátula células desprendidas del cuello uterino. Sólo dura unos minutos, y es una manera efectiva de detectar lesiones del cuello de útero.

Mito: Sólo es necesario hacerse los controles si hay síntomas o dolor.

Verdad: Las lesiones precancerosas y el cáncer cervicouterino en sus etapas iniciales no producen síntomas. Es decir, no se siente nada y no hay dolor. Por eso es fundamental hacerse un PAP, para detectar a tiempo las lesiones precancerosas.

Mito: Tener VPH significa tener cáncer

Verdad: La infección por VPH no significa cáncer. El VPH es un virus muy común, y la mayoría de las personas lo tendrán en algún momento de sus vidas. Es importante saber que en la gran mayoría de los casos, el virus desaparece solo sin provocar ninguna manifestación o síntoma. Se estima que sólo alrededor del 5% de las infecciones por VPH permanecen en el cuerpo, transformándose en infecciones persistentes y pudiendo causar alguna lesión en el cuello del útero.