Cuidados Paliativos

¿Qué son los cuidados paliativos?

Son los cuidados que los equipos de salud brindan a las personas afectadas por enfermedades crónicas, avanzadas o progresivas como el cáncer u otras (patologías neurodegenerativas, insuficiencia renal, etc.), que están destinados a garantizar el alivio del dolor y del sufrimiento y una digna calidad de vida.

Tratar los síntomas de este tipo de dolencias, los problemas psicológicos, sociales y espirituales que conllevan las mismas y los efectos secundarios de los tratamientos, son algunos de los objetivos de este enfoque, que busca el bienestar no sólo de los pacientes, sino también de sus familiares y cuidadores.

Los cuidados paliativos suponen la atención integral de las personas en su realidad total: biológica, psicosocial y espiritual a lo largo de todas las fases de la enfermedad oncológica: desde la prevención y el diagnóstico hasta el tratamiento de los síntomas, comprendiendo también los cuidados del final de la vida.

En cada uno de esos diferentes momentos los cuidados paliativos pueden ayudar a aliviar el dolor, enfrentar problemas respiratorios, agotamiento, falta de apetito, dificultades para dormir, depresión, así como también a recibir apoyo y acompañamiento para garantizar el mayor bienestar y autonomía en las decisiones acerca de la salud y de la vida.

Dado que se orientan a brindar respuestas integrales a las personas afectadas por patologías oncológicas, los cuidados paliativos requieren la conformación de equipos multidisciplinarios (integrados por médicos, enfermeros, psicólogos y trabajadores sociales), cuya labor esté basada en la garantía de derechos humanos esenciales: el alivio del dolor y del sufrimiento y la dignidad de las personas.


Preguntas Frecuentes

¿Cuándo se usan los cuidados paliativos para el cáncer?

Los cuidados paliativos se brindan con distinta intensidad, a lo largo de la experiencia de enfermedad del paciente con cáncer. Pueden empezar en el diagnóstico y continuar durante el tratamiento, durante los cuidados de seguimiento y casi exclusivamente al final de la vida.

¿Quién se encarga de los cuidados paliativos?

Aunque cualquier médico entrenado puede proporcionar cuidados paliativos al tratar los efectos secundarios y problemas emocionales del cáncer, hay algunos profesionales médicos que se especializan en este tipo de cuidados. El especialista en cuidados paliativos es un profesional que se centra en el tratamiento de los síntomas, de los efectos secundarios y de los problemas emocionales que sufren los pacientes y trabaja en un equipo multidisciplinario con el objetivo de mantener la mejor calidad de vida posible del paciente y sus familiares durante la enfermedad y aún después en la etapa de duelo. Este equipo suele estar formado por médicos, enfermeros, psicólogos y trabajadores sociales y apoyados por otros miembros del equipo de salud, según las necesidades específicas de cada uno de los pacientes.

Si una persona acepta recibir cuidados paliativos ¿significa que no recibirá tratamiento para el cáncer?

No, los cuidados paliativos se agregan al tratamiento para el cáncer. Sin embargo, cuando el paciente llega al punto en el cual ya no puede justificarse el tratamiento para combatir el cáncer, los cuidados paliativos pasan a ser el enfoque total de atención. Se seguirán administrando todos los tratamientos para aliviar los síntomas físicos, psicosociales y espirituales, conjuntamente con los cuidados en el final de la vida.

¿Qué problemas se tratan con los cuidados paliativos?

Los cuidados paliativos pueden tratar una amplia gama de problemas e integran las necesidades específicas de la persona en su atención médica. Los efectos físicos y emocionales del cáncer y su tratamiento pueden ser muy diferentes de una persona a otra, lo que genera necesidades particulares de cuidados paliativos en cada una de ellas.

¿Y los cuidados paliativos en el final de la vida?

La transición de tratamiento curativo a cuidados en el final de la vida es un eje clave de este enfoque. Un equipo de cuidados paliativos puede ayudar a los pacientes y a sus seres queridos a prepararse para los cambios físicos que pueden tener lugar cerca del final de la vida y responder con un manejo adecuado de los síntomas en esta etapa de la atención. El equipo puede también ayudar a los pacientes a hacer frente a los distintos problemas emocionales y existenciales que se presentan, como lo son la preocupación de abandonar a los seres queridos, las reflexiones acerca del futuro de los que quedan, y de ese modo contribuir a la aceptación de que la vida ha llegado a su fin.