Programa de Prevención del Cáncer Cervicouterino

El cáncer cervicouterino es el segundo cáncer más diagnosticado en Argentina, a pesar de que la enfermedad podría prevenirse casi por completo gracias a los conocimientos y tecnologías disponibles. Afecta principalmente a mujeres de bajos recursos socioeconómicos que por diversas razones (como barreras geográficas, culturales y económicas) no acceden a los servicios de tamizaje. Se estima que cada año se diagnostican en nuestro país alrededor de 5.000 casos nuevos y 1.800 mujeres mueren a causa de esta enfermedad.

El Programa Nacional de Prevención de Cáncer Cervicouterino (PNPCC), tiene como objetivo principal reducir la incidencia y mortalidad por esta enfermedad. Para ello trabaja en articulación con los programas provinciales y los servicios de salud locales fortaleciendo las acciones destinadas a la prevención del cáncer de cuello de útero en las provincias.

El PNPCC forma parte de la estrategia integral para la prevención del cáncer cervicouterino desarrollada por el Ministerio de Salud de la Nación, que contempla la prevención primaria a través de la vacuna contra el VPH, y la prevención secundaria, basada en el tamizaje de mujeres (con el PAP o el test de VPH).

En el año 2015, el Ministerio de Salud de la Nación aprobó la introducción del test de VPH como método de tamizaje primario para todas las jurisdicciones de Argentina (Resolución N°2381/2015), convirtiendo a nuestro país en pionero y modelo -a nivel mundial y regional- en la implementación de esta estrategia.

La incorporación del test de VPH comenzó a partir de la implementación de un proyecto demostración en la provincia de Jujuy (PDJ), que se desarrolló entre los años 2011 y 2014. Los resultados del primer año de implementación del proyecto mostraron que la estrategia fue efectiva no sólo para alcanzar la meta de cobertura sino también para la detección de lesiones precancerosas y cáncer. Estos buenos resultados obtenidos posibilitaron la extensión de la estrategia a otras jurisdicciones. En el año 2014 se incorporaron al tamizaje con test de VPH Catamarca, Neuquén, Misiones y Tucumán. En el año 2015 se decidió la extensión a 3 jurisdicciones del conurbano bonaerense y se espera la incorporación progresiva del resto de las jurisdicciones del país en los próximos años.

El Programa desarrolla las siguientes líneas de trabajo de acuerdo a cuatro objetivos:

1. Para lograr una alta cobertura del tamizaje:

  • Realiza investigaciones con el objetivo de identificar las barreras de acceso a los servicios de tamizaje y tratamiento, y generar conocimiento sobre las percepciones de las mujeres acerca del cáncer de cuello de útero, sus causas y métodos de prevención y tratamiento.
  • Desarrolla talleres y capacitaciones con agentes sanitarios y equipos de salud para la búsqueda activa de mujeres.
  • Organiza, en conjunto con programas provinciales, jornadas culturales para la toma de PAP o test de VPH y talleres de sensibilización.
  • Impulsa la articulación con organizaciones sociales para fortalecer el rol de la sociedad civil en el diseño de políticas públicas.
  • Desarrolla talleres de sensibilización para la prevención del cáncer de cuello de útero destinados a mujeres privadas de la libertad, a personal penitenciario y personal de salud de Unidades Penitenciarias federales y provinciales.

2. Para lograr una alta calidad del diagnóstico:

  • Impulsa el armado y fortalecimiento de la red laboratorios de referencia de citología y anatomía patológica.
  • Desarrolla estrategias para mejorar la capacidad de los laboratorios de referencia y la calidad de las pruebas de tamizaje y diagnóstico, a través de: formación de citotécnicos; capacitaciones en servicio para la gestión de laboratorios de citología; realización de jornadas nacionales de actualización; brindando asistencia técnica; facilitando controles de calidad y la provisión de equipamiento.

3. Para lograr un sistema eficiente de seguimiento y tratamiento de mujeres con lesiones precancerosas:

  • Implementa el Proyecto Navegadoras, cuyo objetivo es reducir las barreras de acceso a un adecuado seguimiento y tratamiento de mujeres diagnosticadas con lesiones precancerosas. Las Navegadoras dependen de los programas provinciales y son acompañantes calificadas que facilitan la reconexión de estas mujeres con el sistema de salud.
  • Presta asistencia técnica para el diseño y fortalecimiento de las redes de referencia y contrarreferencia.
  • Desarrolla estrategias para mejorar los servicios de patología cervical a través de capacitaciones en servicio, jornadas de actualización y la provisión de equipamiento, entre otras acciones.
  • Realiza diagnósticos de situación de las redes de tratamiento oncológico del cáncer cervicouterino en las distintas provincias.

4. Para establecer un sistema de información para el monitoreo y evaluación de la calidad y el impacto del Programa:

  • Implementa el Sistema de Información para el Tamizaje (SITAM). El SITAM es una herramienta que permite a los efectores de los distintos niveles que participan en la prevención del cáncer de cuello de útero obtener información estadística y de calidad para la gestión de los servicios.
  • Capacita a los efectores de salud involucrados en la prevención del cáncer de cuello de útero para la carga de información en el SITAM y provee computadoras e impresoras.
Pautas para equipos de salud

El tamizaje es un método de prevención que consiste en detectar dentro de una población sin síntomas, lesiones precancerosas que si no se tratan, con el tiempo, pueden transformarse en cáncer.

En Argentina se utilizan 2 test como métodos de tamizaje primario:

  • El Papanicolaou, conocido como PAP, permite detectar anormalidades celulares en el cuello uterino, y es el test de tamizaje primario de uso más extendido.
  • El test de VPH, es una nueva tecnología de biología molecular que permite detectar la presencia de ADN de los tipos de Virus de Papiloma Humano (VPH) que están relacionados con el cáncer de cuello de útero.

Tamizaje primario con PAP:
El cáncer cervicouterino se desarrolla con mayor frecuencia en las mujeres a partir de los 40 años, llegando a un pico alrededor de los 50. La incidencia del cáncer invasor de cuello de útero es muy baja en mujeres menores de 25 años.

La población objetivo para tamizaje con PAP son las mujeres ente 35 y 64 años.

La evidencia científica da cuenta de que la realización del tamizaje por medio del PAP a las mujeres que poseen entre 35 y 64 años –en el marco de un programa organizado de prevención de alta calidad– reduce la incidencia del cáncer de cuello de útero en un 80% o más; mientras que, el tamizaje realizado a mujeres menores de 35 años, tiene un impacto menor.

La recomendación de la Agencia Internacional de Investigaciones contra el Cáncer (IARC) es no tamizar a las mujeres de menos de 25 años, ya que la frecuencia de cáncer cervical en mujeres jóvenes es baja, mientras que los costos pueden ser elevados tanto para la salud de las mujeres (debido a que la infección por VPH es muy común en ese grupo de edad y las lesiones tienden a involucionar espontáneamente), como para el sistema de salud pública. Los posibles efectos adversos del tratamiento así como las consecuencias psicológicas (ansiedad, angustia) del tamizaje, pueden evitarse en las mujeres más jóvenes. Aquellas lesiones que persistan en el tiempo podrán detectarse posteriormente, debido a la historia natural de la enfermedad que evidencia una lenta progresión de las células anormales hacia el cáncer (aproximadamente 10 años).

Frecuencia del tamizaje:

  • Se recomienda la realización de un PAP cada 3 años, luego de 2 PAPs anuales consecutivos negativos.

Tamizaje primario con test VPH:
Se ha comprobado que la causa necesaria del cáncer cervicouterino es la infección por Virus del Papiloma Humano. Existen más de 100 tipos de VPH, 13 de los cuales están relacionados con el cáncer de cuello de útero.

En nuestro país, en las provincias en las que se aplica el test de VPH como tamizaje primario, se hace una toma doble. Conjuntamente con la toma del test de VPH se toma un PAP, que sólo se leerá en caso de que el test de VPH sea positivo. Ese PAP servirá para saber si el VPH provocó alguna lesión en el cuello del útero.

La población objetivo para el tamizaje con el test de VPH son las mujeres entre 30 y 64 años. Este rango de edad se fundamenta en que el pico de prevalencia de infección por VPH se ubica en mujeres menores de 30 años.
En el 90 % de los casos esas infecciones son transitorias, es decir que desaparecen por acción del sistema inmunológico.
La indicación del test de VPH en mujeres menores de 30 años llevaría a un sobre diagnóstico y al sobretratamiento de lesiones transitorias.

Frecuencia del tamizaje:

  • Si el resultado del test de VPH es negativo se recomienda repetir el test de VPH y toma conjunta de PAP a los 5 años.
  • Si el resultado del Test de VPH es positivo será importante seguir las recomendaciones programáticas.

Contacto:
Teléfono: 011 5218-4352
pnpcc.msalud@gmail.com


Silvina Arrossi | Coordinadora Científica

Licenciada en Sociología y Doctora en Demografía de la Universidad de Lyon. Es investigadora del CONICET/CEDES, y coordina el Grupo Operativo de Control del Cáncer Cevicouterino de la RINC/UNASUR.


Rosa Laudi | Coordinadora Ejecutiva

Médica especialista en Anatomía Patológica. Ex presidenta de la Sociedad Argentina de Citología (SAC). Es jefa del Laboratorio de Citología del Hospital Ramos Mejía de Buenos Aires.