Creación del Programa Nacional de Cuidados Paliativos

Por medio de la resolución 1253 – E/2016, el Ministerio de Salud de la Nación creó el Programa Nacional de Cuidados Paliativos en la órbita del Instituto Nacional del Cáncer (INC), con la finalidad de garantizar el acceso a los cuidados paliativos a los pacientes oncológicos en todas las fases de la enfermedad.

El flamante programa funcionaba con anterioridad como coordinación y, mediante esta Resolución, se formaliza algo que en el INC siempre tuve un lugar de relevancia: los cuidados paliativos como componente clave en la política integral de control del cáncer. A su vez, esto permitirá profundizar las tareas para implementar cuidados de calidad en todo el territorio nacional.

La coordinación del Programa Nacional de Cuidados Paliativos está a cargo del Dr. Nicolás Dawidowicz, quien comentó que “es un gran avance para mejorar la calidad de vida de las personas y atender mejor algunas de nuestras carencias como país en materia sanitaria”.

Los cuidados paliativos son aquellos que responden a las necesidades de los pacientes con cáncer en fase avanzada y de sus familias poniendo especial énfasis en prevenir el sufrimiento y mejorar su calidad de vida. Suponen el cuidado de las personas en su realidad total: biológica, psicosocial y espiritual a lo largo de todas las fases de la enfermedad oncológica. Actúan desde la prevención y el diagnóstico hasta el tratamiento de los síntomas, comprendiendo también los cuidados del final de la vida.

El Programa Nacional de Cuidados Paliativos tendrá varios ejes de trabajo. El primero de ellos será desarrollar redes de asistencia en los distintos niveles del sistema de salud para favorecer la accesibilidad a los Cuidados Paliativos. Por otra parte buscará implementar una estrategia de capacitación para formar equipos específicos y al primer nivel de atención. De forma adicional ordenará mecanismos que aseguren una provisión continua y distribución adecuada de opioides y medicamentos esenciales para la atención paliativa. Además, tendrá bajo su responsabilidad la organización de un sistema de evaluación de calidad mediante estándares que permitan conocer el desempeño de los distintos niveles de atención paliativa. Por último se encargará de proporcionar a la comunidad los conocimientos y herramientas necesarios para sostener el proceso de cuidado del paciente en el ámbito familiar y comunitario