El Instituto Nacional del Cáncer cumple 6 años

El viernes 9 de septiembre se cumplen 6 años de la creación del Instituto Nacional del Cáncer (INC), hito que marcó la instauración de una política pública destinada al seguimiento y control del cáncer en nuestro país. Este organismo, que pertenece al Ministerio de Salud de la Nación, se propone mejorar la prevención, diagnóstico y tratamiento de los tumores de mayor prevalencia y mortalidad en nuestro país; sostiene la observación de la enfermedad a través de la conformación del registro de tumores nacional y el seguimiento de otros sistemas de tamizaje; forma recursos humanos en diversas áreas oncológicas; y promociona la investigación científica a través de becas y programas.

Desde que el Programa de Prevención de Cáncer Cervicouterino se incorporó al INC (fue creado en 2008) lideró la implementación del test de VPH en cinco provincias (Catamarca, Jujuy, Misiones, Neuquén y Tucumán), lo que resultó en que más de 130.000 mujeres se realizaran el test de VPH. Además Jujuy y Tucumán incorporaron a su estrategia programática la modalidad autotoma, permitiendo a 24.749 mujeres acceder al tamizaje.  Por otro lado, el Programa impulsa la estrategia de Navegación de Pacientes en once provincias  para garantizar que las mujeres en riesgo accedan al seguimiento y tratamiento.

Por su parte, el Programa de Control de Cáncer de Mama trabaja para que se garantice el acceso equitativo de las mujeres con esta enfermedad al cuidado continuo, integral y oportuno. Uno de sus ejes es el plan de control de calidad mamográfica que comprende: controles de calidad de equipos de mamografía (se hicieron 120 controles en todo el país), capacitación a técnicas (tanto a través de capacitaciones en servicios como de cursos virtuales de los que participaron más de 250 técnicas), capacitación a médicos radiólogos en lectura de BIRADS y Jornadas de Radiofísica Sanitaria con expertos en la materia. También se realizaron talleres en diferentes provincias para sensibilizar sobre los aspectos prácticos del control de calidad en anatomía patológica de la mama y se formaron a médicos de APS en nueve provincias, alcanzando a 195 médicos. Además, se realizaron 16 talleres de evaluación clínica mamaria en los que se capacitó a 500 médicos y 550 agentes sanitarios.

El Programa Nacional de Prevención y Detección Temprana del Cáncer Colorrectal llevó a diferentes provincias la implementación de programas piloto, consistentes en la realización de un tamizaje a través del test de sangre oculta en materia fecal inmunoquímico y la colonoscopia complementaria en casos con resultado positivo. En 2014, el Programa inició el trabajo en Misiones y Tucumán tamizando hasta el momento a más de 5.000 personas. A principios de 2016 han comenzado a desarrollarse acciones en La Pampa, Mendoza, La Rioja, Río Negro (Cipolletti), Santa Fe (Casilda) y Buenos Aires (Bolívar y La Plata). Se realizaron capacitaciones sobre este tema en las cuales se sensibilizó a más de 1500 integrantes de los equipos de salud. Y a partir de 2015 se inició una línea de capacitación virtual para médicos de atención primaria, gastroenterólogos y cirujanos.

El Programa Nacional de Cuidados Paliativos tiene por objetivo implementar una política sanitaria reivindicativa del alivio del dolor como un derecho humano. Como forma de establecer los mecanismos que aseguren una provisión continua y distribución adecuada de opioides y medicamentos esenciales para la atención paliativa gestiona el Programa de Producción Pública de Opioides, a través del cual se producen morfina y metadona para su distribución gratuita. Esta política redujo en un 50% el costo del mejor oferente del mercado. Se distribuyó en dos etapas, ampliando su alcance a más de 16 hospitales e instituciones en 8 provincias. Además, se realizan actividades de formación continua presencial y virtual en cuidados paliativos para profesionales de salud, con el objetivo de mejorar la calidad de atención.

Por su parte, el Plan nacional de Tumores Familiares y Hereditarios tiene por objetivo mejorar la detección, manejo y prevención de los grupos de alto riesgo de cáncer a nivel nacional. Para ello, se produjeron guías para mejorar la detección/manejo de tumores hereditarios y se establecieron líneas de capacitación que han llegado a más de 900 profesionales de todo el país. En 2013, creó la Red Argentina de Cáncer Familiar (RACAF) que cuenta con 44 profesionales de 33 instituciones distribuidas en 13 provincias.
En cuanto a las líneas de Investigación que el INC promueve, se han otorgado 283 becas  anuales de formación inicial, y de finalización de doctorado y postdoctorado en el ámbito nacional. Además otorgó aportes financieros a 159 proyectos de investigación clínica, básica, social y epidemiológica en el ámbito nacional.

En relación a la formación de recursos humanos en cáncer, se han otorgado 280 becas a profesionales de la salud de todas las provincias del país, que han viajado a Buenos Aires a capacitarse en centros de salud de excelencia. Por otra parte, el programa de rotación de  residentes de medicina en especialidades oncológicas incluyó 26 médicos de 12 provincias. Además, el curso de enfermería oncológica llegó a más de 800 enfermeros en 10 provincias y  se ofreció capacitación en psico-oncología a psicólogos de servicios de salud mental de hospitales públicos de todo el país.

El Área de Vigilancia y Reporte Epidemiológico conformó el Registro Institucional de Tumores de Argentina (RITA), que ha incorporado a 42 instituciones de todo el país y reúne más de 52.000 registros en 21 provincias. También se creó la Red Nacional de Registros Hospitalarios de Cáncer en la Argentina. La actividad de los registros resulta indispensable para la organización de la atención oncológica, ya que brindan información sobre la accesibilidad geográfica de acuerdo a la localidad de residencia de los pacientes, el grado de complejidad de su patología y los resultados institucionales.

Siguiendo con los registros de cáncer, el  sistema de información para el tamizaje (SITAM) cuenta con 1.500.000 de mujeres registradas por estudios referidos al control del cáncer cervicouterino. En cuanto al cáncer de mama, SITAM alcanzó el registro de más de 200.000 mamografías en 20 provincias. Su implementación logró aumentar el registro de datos en cada hospital, mejorar el control en las historias clínicas escritas e iniciar mejoras en los sistemas informatizados  provinciales.