El Programa Nacional de Cáncer Familiar y Hereditario comienza una nueva etapa

El pasado jueves 12 de abril, a través de la resolución 404-E/2017 del Ministerio de Salud de la Nación se oficializó el Programa Nacional de Cáncer Familiar (PROCAFA), dentro del ámbito del Instituto Nacional del Cáncer (INC).

La resolución respalda cinco años de trabajo, iniciados en agosto de 2011 a través del Plan de tumores familiares y hereditarios del INC. La oficialización como Programa destaca la relevancia de trabajar e investigar sobre uno de los mayores desafíos de la atención oncológica actual. A la par, realza el compromiso de brindar para esta problemática una atención de calidad desde la salud pública. Lo que representa trabajar para garantizar a la población de mayor riesgo de cáncer una correcta atención y cuidado integral, considerando todas las implicancias individuales y familiares que involucra.

“Estamos orgullosos de que el trabajo realizado haya conducido a la formalización del PROCAFA como programa de alcance nacional. La temática de los tumores familiares y hereditarios debe ser visibilizada como necesidad asistencial. Gracias al apoyo y decisión del INC hoy tenemos una estructura con gran potencial de crecimiento”, declara la Dra. Lina Núñez, coordinadora del programa.

En esta nueva etapa el PROCAFA continuará sus líneas de trabajo habituales, ahora con mayor alcance y con la expectativa de profundizarlas para lograr un mayor impacto. Son cinco ejes fundamentales para el desarrollo efectivo de estrategias de detección precoz y atención integral de la población de alto riesgo de cáncer en Argentina.

Por una parte la capacitación profesional en Asesoramiento Genético Oncológico (AGO) en esta especialidad reciente; por otro lado continuará la ampliación de la Red Argentina de Cáncer Familiar (RACAF), fomentando el intercambio de conocimiento entre instituciones para mejorar el abordaje de la población de alto riesgo de cáncer.

“Gracias a la colaboración de cada nodo de la red, esta temática cobra mayor impulso y logramos extender la evaluación de pacientes a zonas del país donde no existen consultorios de AGO. Esperamos que RACAF se constituya con el tiempo en un recurso de trabajo colaborativo que contribuya con la formación de nuevos nodos”, consideró la Dra. Núñez.

Además, se incrementará la asistencia a profesionales de la salud en la detección, prevención y manejo de los grupos con alto riesgo de cáncer a través de la consecución de consensos académicos y guías y normas regulatorias; mientras que se reforzará el compromiso con la investigación en tumores de alto riesgo.

Dos de los proyectos que generan mayores expectativas son el “Directorio Online del Censo Nacional de Recursos Humanos y Moleculares en Cancer Hereditario” y el lanzamiento del “Sistema de Información de Tumores Hereditarios (SITHER)”. Se trata de dos plataformas que pondrán a disposición en línea de libre consulta, toda la información generada por el PROCAFA y RACAF.