Ministerio de Salud avala y acompaña campaña mundial por higiene de manos.

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Transmitir el hábito del lavado de manos es una de las maneras eficaces de prevenir enfermedades.
5/5/2011
Fue lanzada por la Organización Mundial de la Salud

El correcto lavado de manos disminuye las infecciones asociadas a la atención sanitaria y reduce el contagio de enfermedades inmunoprevenibles en toda la población.

En el marco de la celebración de la campaña “Salvá vidas: lavate las manos” de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la concientización sobre la importancia de la higiene personal con el fin de disminuir las infecciones asociadas a la atención sanitaria, el Ministerio de Salud de la Nación recomienda al personal sanitario y al resto de la población lavarse las manos con frecuencia por ser la manera más fácil y eficaz de prevenir enfermedades.

“Es muy sencillo, económico y efectivo para evitar diarreas, enfermedades respiratorias y otras transmitidas por el agua o los alimentos. Con lavarse las manos con agua y jabón es suficiente”, explicó la infectóloga Carla Vizzotti, directora del Programa de Enfermedades Inmunoprevenibles del Ministerio de Salud de la Nación, quien destacó la importancia “de que tomen conciencia de ello todos los trabajadores de la salud”.

Teniendo en cuenta que el correcto lavado de manos es uno de los métodos más simples y eficaces para disminuir las infecciones asociadas a la atención sanitaria (IAAS), el Ministerio de Salud de la Nación recomienda al personal sanitario frotarse las palmas y el dorso de las manos y la punta de los dedos con jabón durante 60 segundos, enjuagarse con agua, secarse las manos con toallas descartables y cerrar la canilla con la misma toalla evitando el contacto con las manos.

Pese a la gran importancia de la higiene de manos, según una evaluación de la OMS a nivel mundial, el personal sanitario omite esta práctica en un 60% de las situaciones en las que es necesaria por estar en contacto con los pacientes. Estos contextos se dan tanto antes como después de estar en contacto con el paciente, antes de realizar en el paciente una tarea de limpieza aséptica, después del riesgo de exposición a líquidos corporales y después del contacto con el entorno del paciente.

En este sentido, la campaña “Salvá vidas: lavate las manos”, que se celebra cada 5 de mayo, se inscribe en la primera meta del Programa de la Seguridad del Paciente de la OMS, “Una atención limpia es una atención más segura”, con el objetivo de incitar al personal sanitario a realizar mejoras en sus prácticas de higiene de manos, contribuyendo así a reducir la propagación de las IAAS, las cuales plantean serios problemas de salud pública por su contribución al aumento de la morbi-mortalidad en los pacientes internados.

Vizzotti recordó que “el lavado de manos fue de gran importancia como medida preventiva en la pasada pandemia de gripe A (H1N1) en 2009”, para luego detallar que “también es importante la higiene antes y después de cambiar pañales, de ir al baño o de manipular alimentos”.

La especialista señaló que las infecciones agudas de las vías respiratorias y las enfermedades diarreicas provocan anualmente a nivel global la muerte de más de 3,5 millones de niños menores de cinco años. Y dijo que el lavado de las manos con agua y jabón, especialmente en instancias clave, como después de ir al baño o antes de preparar o ingerir alimentos, puede reducir la incidencia de las enfermedades diarreicas en más de un 40%. Además, contribuye a reducir las infecciones oculares como la conjuntivitis, las enfermedades de la piel y los parásitos intestinales.