Comenzó la 28ª Conferencia Sanitaria Panamericana en Washington

Margaret Chan: “Primero hay que invertir en la gente y no esperar mágicos cambios económicos”

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

La directora general de la OMS también destacó que la médica argentina Mirta Roses “deja un legado increíble” tras diez años de gestión al frente de la OPS. El ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, celebró que Chan haya destacado las políticas sociales públicas como factor de inclusión social y ampliación de derechos.

La directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, consideró hoy que "primero hay que invertir en la gente y no esperar los mágicos cambios económicos", además de sostener que la médica argentina Mirta Roses "deja detrás de sí un legado increíble e impresionante" tras diez años de gestión al frente de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

 

Chan hizo estas manifestaciones durante la apertura de la 28ª Conferencia Sanitaria Panamericana, que se realiza en la sede de la OPS, en la ciudad de Washington. La delegación de Argentina, encabezada por el viceministro de Salud de la Nación, Eduardo Bustos Villar, fue elegida como vicepresidenta de la reunión junto a la de Guatemala.

"Algunos economistas se han equivocado al decir que había que esperar el crecimiento económico para después invertir en temas como salud o educación. Algunos países de esta región, que no siguieron esas recomendaciones y decidieron primero invertir en las comunidades, están demostrando esa equivocación. Estos países han mostrado que primero hay que invertir en la gente y no esperar los mágicos cambios económicos", enfatizó Chan.

Luego de remarcar que "la salud es un gran indicador de la calidad de vida de los pueblos", la funcionaria evaluó que "los cambios económicos tan drásticos determinan fuertemente a la salud y se hace imprescindible cambiar las políticas públicas que llevan adelante los Estados y aun las de la OMS, tomando en cuenta estos cambios acuciantes". En este sentido, aseguró que "lograr políticas de coberturas universales de salud servirán como el igualador social más poderoso", ya que "la salud es el más grande igualador social de las condiciones de todos los habitantes del planeta".

Desde Buenos Aires, el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, consideró que "la definición de la doctora Chan contiene un implícito reconocimiento a la políticas sociales activas puestas en marcha en 2003 por Argentina y otros países de la UNASUR, donde se priorizó la inversión en el bienestar del pueblo por sobre las especulaciones de los gurúes económicos que siempre alientan los ajustes".

"Para nuestro proyecto político es claramente más importante apostar a la inclusión social y a la ampliación de derechos, porque achicar en salud y educación no es tener una visión estratégica de futuro", analizó el ministro, quien añadió que "esas políticas han demostrado claramente en nuestros países que sólo logran exclusión, pobreza y marginalidad, y que ahora desde la propia OMS se comparta ese diagnóstico vuelve a confirmar que estamos transitando el camino correcto".

Reconocimiento a Roses

En su alocución, Margaret Chan también agradeció a Mirta Roses, a quien definió como su "hermana", por su liderazgo y gestión en la OPS. Destacó que la región de las Américas fue la primera en obtener varios logros, como la erradicación de la poliomielitis y la eliminación del sarampión y la rubéola. "Sabemos cuánto trabajo implica todo eso. Nunca se dio por vencida", afirmó la directora de la OMS.

En ese sentido, destacó la gestión para reducir los precios de los medicamentos esenciales, el compromiso con la cobertura médica universal, el énfasis en la atención preventiva y la introducción de políticas saludables, entre otros logros.

"La doctora Roses deja detrás de sí un legado increíble e impresionante. Me siento orgullosa de los logros de la región y me siento especialmente orgullosa del liderazgo de la doctora Roses en esta región", enfatizó la doctora Chan, con el aplauso de las delegaciones presentes en la sala.

En tanto, Manzur coincidió con la directora de la OMS, al señalar que "es un orgullo para nuestro país contar con una sanitarista tan destacada surgida de la universidad argentina como la doctora Roses, quien en estos años de gestión al frente de la OPS se convirtió en protagonista clave de los avances registrados en la región y ahora que deja este puesto seguirá siendo, para la Argentina y todos los países de América, una figura de consulta permanente para el diseño de acciones en materia sanitaria".

Esta reunión será la última que presida la médica argentina como directora de la OPS luego de diez años al frente de la primera organización pública de salud fundada en el mundo, en 1903.

En su discurso, Mirta Roses destacó la "trascendencia" de los temas que se tratarán en la 28ª Conferencia Sanitaria Panamericana y su impacto sobre el futuro de la Organización. Indicó que esta será su última participación como funcionaria internacional activa en una Conferencia Sanitaria Panamericana.

"En este recinto me otorgaron hace diez años, y renovaron posteriormente, el más grande honor que podía recibir tras una vida al servicio de la salud pública. Puedo decir, con satisfacción, que he trabajado de manera intensa, incansable y apasionada, y continuaré haciéndolo hasta el último minuto de mis funciones, para responder a su confianza y a sus mandatos", afirmó la médica argentina.

"Confieso que me siento orgullosa de los resultados que hemos alcanzado juntos para beneficio de los pueblos de las Américas. Al mirar hacia atrás, al camino recorrido con sus logros y aprendizajes, y al examinar el futuro que ya se ha sembrado, estoy convencida de que esta Organización seguirá contribuyendo a alcanzar resultados extraordinarios en el ámbito de la salud pública por muchas décadas, gracias al compromiso de sus Estados Miembros, la calidad de los equipos de trabajo y la fuerza inspiradora de los principios del panamericanismo y la solidaridad", concluyó la doctora Roses, quien agradeció por el respaldo y la amistad recibida en sus años de mandato.

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Miguel Insulza, también reconoció el trabajo "incansable" de Roses al frente de la OPS. En su discurso, afirmó que "la pobreza y la desigualdad siguen siendo grandes desafíos en las Américas y van acompañadas de problemas de salud", al tiempo que reconoció el valor del panamericanismo.

Coincidió con Chan en que entre los desafíos en salud para la región de las Américas y para el mundo en general, se encuentran el envejecimiento de la población y el aumento de las enfermedades no transmisibles, al tiempo que abogó por el abordaje de los determinantes sociales de la salud.