Encuentro organizado por Fundación Bill & Melinda Gates y Banco Mundial

Manzur: “Con equidad e inclusión social, Argentina logró disminuir el impacto de las enfermedades desatendidas”

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

El ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, aseguró hoy en Washington que "desde 2003, Argentina ha tenido más presente que nunca" a las denominadas enfermedades desatendidas, que en su mayoría están "asociadas a la pobreza" y cuyo impacto a nivel sanitario ha disminuido en los últimos años en el país a partir de la implementación de "políticas activas que propician una mayor equidad e inclusión social".

El funcionario hizo estas manifestaciones al exponer sobre "El compromiso de la Argentina con las enfermedades tropicales desatendidas" en un encuentro organizado por la Fundación Bill & Melinda Gates, la Organización Mundial de la salud (OMS) y el Banco Mundial.

"El espacio político al que pertenezco y que gobierna en mi país desde 2003, ha tenido más presente que nunca a este tipo de patologías. La jerarquía que una gestión adjudica a una temática determinada se verifica con el simple hecho de constatar cuánto presupuesto asigna y ejecuta para el desarrollo de acciones", dijo el ministro en su discurso.

Tras indicar que en Argentina "hemos avanzado en la tarea de disminuir el impacto de enfermedades de antiguo conocimiento, pero hoy reemergentes, la mayoría de ellas asociadas a la desigualdad y la pobreza", Manzur aclaró que "todavía nos queda un largo trecho por recorrer y estamos destinando los mayores esfuerzos para desterrarlas, incluso de los lugares más recónditos de nuestra patria".

La reunión, que concluirá mañana y se desarrolla en la sede del Banco Mundial, sesiona con el lema "Transformando la Declaración de Londres en Acción" - Uniéndonos para combatir las Enfermedades Desatendidas (Uniting to combat NTDs), una iniciativa promovida por la Fundación Bill & Melinda Gates, que bajo los postulados de la OMS, reúne a agencias gubernamentales de ayuda, laboratorios farmacéuticos, organismos de crédito y organizaciones de la sociedad civil.

"Es un gran honor para mí representar a la República Argentina en este importante encuentro y también un motivo de satisfacción que me permitan exponer los avances que en el abordaje de las denominadas enfermedades desatendidas venimos registrando para garantizar mejor calidad de vida, en el contexto de un país que a través de políticas activas está profundizando los derechos de nuestros habitantes, propiciando una mayor equidad e inclusión social, a fin de consolidar un proceso creciente de ampliación de derechos", enfatizó el titular de la cartera sanitaria nacional.

Manzur fue especialmente invitado por los organizadores del encuentro que tiene lugar en la capital estadounidense para exponer acerca de las acciones desplegadas por Argentina en el control de las enfermedades de transmisión vectorial, entre las que se encuentran el Chagas y el dengue, tarea en la que nuestro país ha mejorado ostensiblemente sus resultados en los últimos tres años.

En este sentido, recordó que en 2009, a poco de asumir como ministro de Salud de la Nación, dispuso la creación la Dirección de Control de Enfermedades Transmisibles por Vectores, mientras que el año pasado se puso en funcionamiento el Instituto Nacional de Medicina Tropical, "localizado en la triple frontera que comparten Argentina, Brasil y Paraguay, y desde el cual nuestro país coordina a nivel regional la planificación y desarrollo de estrategias de prevención y control de enfermedades tropicales y subtropicales".

Chagas, dengue y otras enfermedades olvidadas

Manzur aseguró que recientemente se conmemoró "el 50° aniversario de la creación del Programa Nacional de Chagas, uno de los que puede exhibir más volumen de trabajo sostenido en el tiempo en el contexto de los países de las Américas", para luego manifestar que "en Argentina, el control y la pronta eliminación del Chagas constituye una política de Estado".

"Con la asignación de recursos y las líneas de acción desarrolladas en los últimos tres años, hemos podido aumentar la cantidad de viviendas bajo vigilancia y control, además de ampliar la capacidad de respuesta del sistema sanitario para la detección y el tratamiento de la enfermedad", detalló. Además, puso de relieve que a partir "del problema del acceso al único medicamento existente para el tratamiento de la Enfermedad de Chagas", la cartera sanitaria nacional "convocó a la conformación de un consorcio público-privado, a través del cual se ha logrado la síntesis y la producción a escala piloto del Benznidazol" a nivel local, lo que "demuestra la firme marcha de Argentina por el sendero de la recuperación de su soberanía sanitaria".

El ministro puso el foco también en los cambios mundiales que impactan sobre la salud. "En tiempos en que las migraciones masivas son un componente distintivo de las nuevas conformaciones sociales, sería ingenuo pensar que las enfermedades desatendidas siguen siendo sólo un problema de los países pobres. Aun en sociedades altamente desarrolladas, han comenzado aparecer patologías prácticamente desconocidas para los servicios de salud y para los profesionales que en ellos se desempeñan", dijo Manzur, y puso como ejemplo que "hoy existen pacientes con Chagas en los Estados Unidos o en España", por lo que sostuvo que desde Argentina "estamos en condiciones de ofrecer a quienes lo requieran nuestros conocimientos y recursos en el campo de la investigación, la vigilancia epidemiológica, la prevención y los tratamientos".

En relación al dengue, el funcionario expuso que "tras la epidemia de comienzos de 2009, que causara miles de casos y cinco fallecimientos, construimos en forma consensuada junto a sectores muy diversos el Plan Nacional de Detección y Control del Dengue y la Fiebre Amarilla, cuyos resultados en 2010, 2011 y 2012 en términos de disminución de casos es por demás elocuente".

"Los casos anuales de dengue en la Argentina descendieron más de un 99 por ciento si se comparan las cifras de la epidemia de 2009 con los casos registrados en 2012", especificó Manzur, además de mencionar que este resultado "se produjo en un contexto regional particularmente complicado. Lejos de relajarnos, esta situación nos lleva a redoblar los esfuerzos para tratar de mantener en el tiempo los resultados obtenidos, porque seguimos siendo un país vulnerable", dijo el ministro.

Como ejemplo de que "las llamadas enfermedades descuidadas o desatendidas son motivo de preocupación e interés del Gobierno argentino desde hace ya mucho tiempo", el funcionario remarcó que "los programas nacionales de lucha contra estas patologías, particularmente en los casos de Chagas, Tuberculosis, Lepra y Malaria, tienen ya más de cinco décadas de historia en la República Argentina".

"Como fruto de este trabajo, la incidencia de estas enfermedades ha disminuido considerablemente, pero no hemos logrado aún eliminarlas completamente como problema de salud pública, y nos enfrentamos, al igual que el resto de los países hermanos de Latinoamérica, a las dificultades en el acceso a tratamiento y el desarrollo de nuevas alternativas más eficaces o más seguras", describió.

Manzur dijo que "si bien es cierto que al Estado le compete el rol rector y regulatorio en materia de políticas públicas, la salud es una construcción colectiva en la que deben participar diversos actores", por lo que es muy importante el "acompañamiento de instituciones activas, comprometidas y legitimadas socialmente como las de la sociedad civil, las sociedades científicas y las universidades".

El titular de la cartera sanitaria nacional cerró su participación afirmando que "los avances de la ciencia no sirven de nada si no están a disposición de quienes más los necesitan, los desposeídos, los marginados, los que en muchos de los países de las Américas quedaron a la vera del camino por la aplicación de políticas que concentraron la riqueza en pocas manos, generando pobreza y exclusión social", tras lo cual celebró que "otros vientos soplen en el continente, con otras concepciones políticas que han venido a reparar la devastación social producida, y lo han hecho por decisión soberana de los pueblos".

La Declaración de Londres

En enero de este año, las organizaciones participantes de la iniciativa "Uniéndonos para combatir las Enfermedades Desatendidas" suscribieron en la capital británica un documento que llamó a todos los países endémicos y a la comunidad internacional para que, en 2020, "se proveen los recursos necesarios para eliminar los factores de riesgo de las enfermedades tropicales desatendidas, asegurando el acceso a agua potable y al saneamiento básico, el control vectorial, la educación sanitaria y fortaleciendo el sistema de salud en las áreas endémicas".

Las metas de la iniciativa son controlar o erradicar la dracunculiasis, la filariasis linfática, el tracoma, la enfermedad del sueño y la lepra, y lograr avances en la reducción de las geohelmintiasis, la esquistosomiasis, la oncocercosis, la enfermedad de Chagas y la leishmaniosis en todo el mundo, en el año 2020.

 


ArtCreative Design and Custom coding