Capacitación permanente

La capacitación permanente incluye dos niveles:

  • la de los equipos de Microgestión propiamente dichos dependientes del nivel central
  • la de los equipos del primer nivel de atención.

En ambos casos los temas a abordar se relacionan con la generación de procesos virtuosos en la gestión clínica de personas con patologías crónicas y en la transferencia y aplicación de herramientas que puedan mejorar la vinculación e inserción del centro con su comunidad de responsabilidad programática, así como el fortalecimiento de los vínculos con el segundo y tercer nivel.

El objetivo de esta línea de acción es empoderar a los integrantes de los equipos de microgestión de cada provincia, en el conocimiento de los instrumentos adecuados para el acompañamiento de los equipos de salud, de los efectores del primer nivel de las Redes.

Esta estrategia de trabajo se inicia con la presencia de los integrantes del equipo de Microgestión de la UEC (Unidad Ejecutora Central) acompañando a los equipos locales su ingreso a los EPNA (Efectores del Primer Nivel de Atención), además en búsqueda de historias clínicas, armado y /o actualización de ficheros cronológicos y recuperación en la comunidad de las personas con riesgo cardiovascular aumentado que hubieran interrumpido su concurrencia al centro para los controles pertinentes, según riesgo.

Como parte de la implementación de esta iniciativa, el equipo de microgestión local realiza visitas periódicas a los efectores, actualizando la información provista por el SISA (Sistema de Información Sanitaria Argentina) con la categorización de personas según riesgo cardiovascular. Lleva a cabo laevisión de historias clínicas y la supervisión de la implementación de las guías de práctica clínica por parte del equipo de salud.

Por otro lado, hay una participación activa de los equipos provinciales de MG en la implementación de las actividades de los cursos para enfermeros agentes sanitarios y/o promotores de salud y/o trabajadores sociales y administrativos. Esto garantiza la ampliación de la capacitación a la totalidad del personal mencionado, del resto de los efectores de cada red provincial, dado que la primera instancia involucra, según tamaño de la red, a la mitad de los efectores.

Además se realizan encuentros regionales y nacionales para actualización e intercambio de experiencias y aprendizajes.

El objetivo de esta otra línea de trabajo consiste en capacitar a los equipos de salud en la buena gestión clínica.
Los equipos provinciales de apoyo a la microgestión son capacitados de manera permanente en varias instancias:

– Encuentros nacionales
– Encuentros regionales
– Encuentros por provincia a partir de la presencia del equipo de apoyo a la microgestión de nivel central.
– Participación activa como docentes y de seguimiento de la actividad en terreno inter-presencial, en los cursos destinados a enfermeros, agentes sanitarios y administrativos en las provincias que lo solicitan.

Estas capacitaciones aportan instrumentos de intervención y de autoevaluación en el funcionamiento de los propios equipos, así como la mejora cualitativa en su relación con los diferentes efectores de salud, en los que se busca transfiera esta formación.
Los temas que se proponen son la Gestión de la práctica clínica considerando a la misma como una gestión integral e integrada de la persona con ECNT (Enfermedad Crónica no transmisible) y la toma a cargo de la misma por la totalidad del equipo de salud.
Evaluación de implementación de guía de práctica clínica, acompañamiento en la construcción y seguimiento de procesos destinados a mejorar la circulación de la persona con ECNT por los distintos niveles de atención acorde con la exigencia de su riesgo cardiovascular y la aplicación de pautas de atención de calidad.
Propuesta de estrategias de búsqueda activa de personas con RCVG aumentado (Riesgo moderado-alto-muy alto-bajo programa y per se) que hubieran interrumpido su concurrencia al centro para los controles pertinentes, según riesgo.
Es importante resaltar que el equipo provincial una vez finalizada la tarea de evaluación, devuelve de manera escrita y verbal el informe respecto del cumplimiento de las pautas de buena gestión clínica y los eventuales ajustes a realizar.