Fortalecimiento competencias

Formar para producir sentido, para integrar y transformar los servicios de salud

Una de las finalidades de la Educación permanente en salud es la contribución para que cada colectivo pueda conquistar la capacidad de ser su propio co-autor en medio de un proceso de reinvención de las instituciones de salud.
Emerson Merhy, Educación permanente en salud.

Desde el 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) promueven fuertes políticas, mecanismos de planificación y gestión y lineamientos pedagógicos que garanticen la cantidad y calidad de los equipos de salud, con el propósito que estos últimos sean capaces de acompañar y sostener servicios de salud de calidad y de cobertura universal.

El Ministerio de Salud de la Nación acompaña esta profunda transformación de los sistemas de salud, situación que nos convoca a pensar no solamente en los perfiles de los equipos de salud, en las nuevas competencias, en los aspectos teóricos y prácticos de los programas educativos, en los espacios de aprendizaje, en las modalidades educativas y la educación continua sino muy especialmente en la posibilidad de formar para producir sentido a la práctica cotidiana de los trabajadores de los equipos de salud. El área de Fortalecimiento de las Competencias de los Equipos de Salud del Programa Redes promueve a que cada trabajador de la salud reflexione sobre su propia práctica cotidiana. Este ejercicio produce movimientos, identifica incomodidades, cuestiona lo establecido y tiene la capacidad de motivar al sujeto para pensar y alcanzar otras prácticas posibles y alternativas ante los desafíos que presenta el complejo proceso salud-enfermedad-atención-cuidado: “Una información o experiencia pedagógica solamente produce sentido cuando dialoga con toda la acumulación anterior que las personas traen consigo. Partir de las incomodidades, dialogar con lo acumulado y producir sentido, son las claves para el aprendizaje significativo” (Merhy EE, Feuerwerker L, Ceccim R, 2006).

En este sentido, el trabajador de la salud es sujeto activo en el proceso salud-enfermedad-atención-cuidado. Si esto no ocurre, dicho trabajador no solo perderá contacto con elementos potencialmente estimuladores de su creatividad sino que tenderá a no responsabilizarse por el objetivo final de su intervención, es decir, por la recuperación de las personas que cuida o por la promoción de la salud de una comunidad.

  • Abordaje integral de personas con riesgo cardiovascular global y ECNT
  • Abordaje integral de personas con enfermedades crónicas no transmisibles –modelo MAPEC
  • Abordaje integral del tabaquismo
  • Insulinización oportuna en el PNA
  • Gestión de redes de servicios de salud
  • Prevención y cuidado de personas con Diabetes, cuidados del pie.
  • Prescripción y promoción de la actividad física
  • Interpretación de ECG y Emergencia cardiológica en el primer nivel de atención.