Ministerio de Salud solicita mantener acciones de descacharrización para disminuir la proliferación de mosquitos que transmiten el dengue

04-03-16-descacharrado-casa

El mosquito transmisor del dengue, zika y chikungunya se cría en el interior de las casas y sus alrededores. Cualquier recipiente que contenga agua clara y quieta puede ser un criadero de mosquitos. Cortar el pasto, cambiar el agua de floreros y bebederos, y tapar los tanques de agua son algunas de las medidas que todos podemos realizar.

El ministro de Salud de la Nación, Jorge Lemus, solicitó hoy “mantener las acciones de limpieza y descacharrización en cada una de las casas y los patios para evitar que se acumule agua y puedan convertirse potencialmente en criaderos de mosquitos Aedes aegypti que transmiten el dengue, zika y chikungunya”.

“Sabemos que eliminar los criaderos de mosquitos es la medida de mejor costo-efectividad y de cuidado ambiental, aún cuando el mosquito todavía no está tan presente”, explicó Lemus. En ese marco el titular de la cartera sanitaria le pidió a la población que “continúen con el compromiso de realizar las acciones propuestas por las semanas de acción contra los mosquitos”.

El Aedes aegypti es un mosquito pequeño, oscuro con rayas blancas en el dorso y en las patas, de hábitos domésticos (intra y peridomiciliario) y utiliza recipientes con agua limpia para depositar sus huevos, por lo cual es fundamental la descacharrización en los domicilios.

Este mosquito elige los interiores y exteriores de las viviendas con lugares frescos y oscuros. La hembra utiliza los recipientes con agua limpia como floreros, botellas, baldes, tambores o cubiertas de automóviles para depositar sus huevos. También se puede criar en un departamento, a través de los platos bajo las macetas, los floreros y las plantas en frascos con agua son criaderos muy frecuentes en viviendas, oficinas, escuelas y hospitales.

Es por eso que diariamente hay que vaciar o dar vuelta los objetos que acumulan agua en patios y jardines, cambiar el agua de floreros y bebederos, cepillar y lavar las cámaras de los desagües con frecuencia, tapar los tanques de agua y mantener el pasto corto en los jardines.

El detalle de las tareas preventivas que la comunidad puede realizar se encuentra en el sitio www.msal.gov.ar/dengue/semanas-de-accion-contra-los-mosquitos o para mayor información pueden comunicarse a la línea gratuita del Ministerio de Salud 0800 222 1002.

Síntomas del dengue, chikungunya y zika

Los síntomas del dengue son fiebre alta (sin resfrío), dolor detrás de los ojos, muscular y de las articulaciones, náuseas y vómitos, cansancio, sangrado de nariz y encías y erupción en la piel.

Frente a estos síntomas es importante no tomar aspirinas, ibuprofeno ni aplicarse inyecciones intramusculares y acudir al médico.

Los de la fiebre chikungunya comienzan a manifestarse por lo general entre los 3 y 7 días después de la picadura de un mosquito infectado y son: fiebre (mayor a 38º C); dolor intenso e inflamación en las articulaciones, a menudo en las manos y los pies.

También puede aparecer dolor de cabeza, dolor muscular o sarpullido. En la mayoría de los casos los pacientes se mejoran en una semana. Sin embargo algunas personas pueden tener dolor en las articulaciones por más tiempo.

En el caso del zika la sintomatología suele presentarse de forma moderada o aguda, después de un periodo de incubación de 3 a 12 días, e incluyen fiebre, conjuntivitis no purulenta, dolor de cabeza, corporal y en articulaciones (principalmente manos y pies), decaimiento, sarpullido e inflamación de miembros inferiores.

De acuerdo con la evidencia actual y el consenso científico la infección de una mujer embarazada con el virus de zika puede generar microcefalia en los bebés.

Arriba